martes, 5 de noviembre de 2019

Julio Cortázar: El aplastamiento de las gotas

EL APLASTAMIENTO DE LAS GOTAS - JULIO CORTÁZAR






SINOPSIS

Julio Cortázar es un autor muy querido para nosotros. Especialmente nos atrae su obra breve, que en nuestro catálogo está representada por La autopista del sur y Cartas de mamá. Ahora os presentamos un texto brevísimo, lleno de poesía y magia. Aplastamiento de las gotas forma parte de Historias de Cronopios de Famas y aquí Cortázar consigue personificar algo realmente inanimado: las gotas. Da vida al aguacero y convierte a cada gota en un ente con voluntad propia. Las gotas llegan incluso a tener personalidad suicida. La otra autora del libro es Elena Odriozola. Si el trabajo del ilustrador como creador es fundamental en la colección Ilustrados en este caso el trabajo de Elena Odriozola otorga entidad total al libro. Sin duda estamos ante uno de los mejores trabajos de la ilustradora, Premio Nacional de Ilustración 2015.




A pesar de tener muchos libros y reseñas pendientes, a veces se me va un poco la cabeza y siguiendo mis impulsos me acabo llevando más que me llaman y soy incapaz de dejar. Es el caso de este, Aplastamiento de las gotas de mi adorado Julio Cortázar, con ilustraciones de Elena Odriozola. El libro se publicó en 2016 por la Editorial Nórdica y cuenta con 32 páginas y una estupenda edición, de tapa dura y con gran calidad, tanto en las paginas como la portada.

¿Qué nos encontramos al abrir este maravilloso libro? Un relato de Julio Cortázar incluido en Historias de Cronopios y de famas, y de este pequeño fragmento que podemos leer en dos minutos sale una estupenda novela gráfica más cargada de significado que lo que puede parecer a simple vista.



Dicho esto, vamos a hablar un poco del relato, este trata como puede deducirse por el título, de las gotas de agua y concretamente de los dos tipos que el autor considera que hay: las que tardan en caer y van acumulando agua hasta que ya llenas del todo se caen y luego, las que caen rápidamente como suicidándose.

Al leerlo no te queda más que intentar interpretar lo que el autor nos quiso decir; en mi caso creo que se refería a las personas y a su manera de afrontar la vida.
Las hay que se aferran con uñas y dientes para no caer, van acumulando agua y al final, inevitablemente caen y se rompen. Podemos ver como la vida es la acumulación de experiencias, vamos sumándolas, creciendo con ellas y cayendo algunas veces pero volviendo a crecer hasta que un día, la vida se acaba. Pero hay otro tipo de personas, esas que no aguantan, por lo que sea deciden no luchar, no agarrarse y caen enseguida, muriendo jóvenes, sin acumulación de experiencias.



Como podéis ver, hay mucho escondido detrás de unas aparentemente sencillas frases. Mi interpretación no tiene porque ser la correcta, cualquiera que penséis puede valer.

Me parece espectacular como algo tan cotidiano como la lluvia, el autor lo usa para explicar el ciclo de la vida. Debería leer en algún momento el libro de Cronopios porque todos los pedacitos que he leído de él me han atrapado, me lo guardo como reto para el año que viene.

Y una vez hablado del texto y de la edición, magníficas las dos cosas, quedan las ilustraciones realizadas por Elena Odriozola. La ilustradora reinterpreta el texto de Cortázar, vemos en ellos a una pareja que de forma cada vez más inquieta observa como llueve y como cae cada gota.
Los personajes ocupan la página, y en medio leemos la frase, a frase por página.

Ya el inicio es impactante, esa frase: 


"Yo no sé, mira, es terrible como llueve"

con esa mujer de proporciones grandes y algo deformes nos trasmite inquietud, angustia por esa lluvia constante.

La base siempre es un verde que ocupa buena parte del espacio y en él, la pareja entra y sale, toma un vaso de agua, acaricia un gato y finalmente sigue a lo suyo desapareciendo con el despedirse de las gotas.



Una edición cuidada y preciosa, igual que el texto del argentino. Una obra espectacular que vale mucho la pena. Recomendada totalmente. 

Por cierto, además de con las fotos que le hice al libro, quiero terminar con el relato completo, que como no es muy largo, sé que leeréis con placer.



VALORACIÓN:







Aquí os dejo el fragmento, a ver que os parece, contadme si os ha llegado tanto como a mí:



Yo no sé, mira, es terrible cómo llueve. 


Llueve todo el tiempo, 
afuera tupido y gris, 
aquí contra el balcón con goterones cuajados y duros, 
que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro qué hastío. 
Ahora aparece una gotita en lo alto del marco de la ventana, se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, 
va creciendo y se tambalea, ya va a caer y no se cae, todavía no se cae. 
Está prendida con todas las uñas, 
no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes mientras le crece la barriga, 
ya es una gotaza que cuelga majestuosa 
y de pronto zup ahí va, plaf, 
deshecha, nada, una viscosidad en el mármol. 
 Pero las hay que se suicidan y se entregan enseguida, 
brotan en el marco y ahí mismo se tiran; 
me parece ver la vibración del salto, 
sus piernitas desprendiéndose 
y el grito que las emborracha en esa nada del caer 
y aniquilarse. 
Tristes gotas, redondas inocentes gotas. 
Adiós gotas. Adiós.




¿Qué os ha parecido? ¿A qué Cortázar enamora?


No hay comentarios:

Publicar un comentario