jueves, 8 de julio de 2021

Emile Zola - La bestia humana

 LA BESTIA HUMANA - ÉMILE ZOLA

 



SINOPSIS  

Jacques Lantier, solitario y misógino ingeniero de locomotoras, se enamora de Sévérine, la mujer del jefe de estación Roubaud. Este crudo relato de asesinato, pasión y posesión, es la novela número diecisiete de las 20 publicadas por Émile Zola con el título genérico Les Rougon-Macquart. Zola desgrana un crudo retrato de la condición humana; un estudio compasivo de cómo los individuos pueden llegar a descarrilar por fuerzas atávicas más allá de su control. La obra evoca poderosamente el final del Segundo Imperio en Francia, donde la sociedad parecía lanzarse hacia el futuro como las nuevas locomotoras y ferrocarriles que construía. Zola nos recuerda que bajo la chapa del progreso tecnológico permanece siempre la bestia que llevamos dentro.




Hoy os traigo la reseña de un libro cuya lectura no tenía prevista, llegué a él después de terminar con Joyride, un libro de Jack Ketchum que leía por placer hace unos días.
Cuando acabé con la novela, Ketchum cuenta de donde salió la inspiración para su libro y mencionaba esta obra de Émile Zola y empecé a buscar información sobre ella y... aquí estamos, con la reseña después de haber terminado.

La bestia humana fue escrita en 1890 y es la decimoséptima novela de las veinte que se incluyen dentro del ciclo de Los Rougon-Macquart que el autor escribió entre 1871 y 1893.

Es una historia centrada en los personajes y en las relaciones que se establecen entre ellos pero ambientada de forma excelente. Se sitúa en el período en que la sociedad francesa vive los cambios provocados por la industrialización, por el crecimiento de las ciudades y el uso de los ferrocarriles para desplazarse de un sitio a otro.

En este mundo de los ferrocarriles, las locomotoras, su desarrollo y cuidados es donde Zola coloca a Jacques Lantier, un joven ferroviario apreciado por todos pero que esconde en secreto su pulsión para el asesinato.
Él reprime las tentaciones aunque a veces le suponga el aislamiento de la sociedad. Pero, un día se enamora de Séverine Roubaud de la que sabe que ha asesinado, junto a su marido.
Este crimen acabará iniciando las relaciones de la mujer con Jacques.

Jacques, Séverine y, en menor medida, el marido, son los protagonistas de esta novela. Zola exprime sus pensamientos y emociones, hace un maravilloso retrato psicológico de los tres e incluso de algunos secundarios sin los que la novela no podría funcionar tan bien.

Séverine y su marido Charles tienen su motivo para el asesinato y este les pasa factura, aunque de diferente manera, pero Jacques es quién no tiene un motivo para sus actos, es algo que le nace y debe combatir. No es extraña la presencia del determinismo de la herencia familiar en la obra de este autor, tampoco el retrato de la condición humana y sus instintos.

La novela de Zola me ha gustado más de lo que pensaba, no es de desarrollo rápido pero tiene sus momentos de tensión, me sorprendía algunas veces sintiendo una sensación interna de desasosiego, como de falta de tiempo, una necesidad de actuar de forma inmediata.

Es una narración bastante introspectiva, hecho que el autor combina perfectamente con la fuerza de las locomotoras, sus necesidades, su hambre e incluso, su personalidad y alma. La novela acaba con una escena inquietante que por su fuerza y viveza permanecerá en mi recuerdo. Se han realizado algunas adaptaciones cinematográficas de esta novela:

- La bestia humana (1938) de Jean Renoir
- Deseos humanos (1954) de Fritz Lang
- La bestia humana (1957) de Daniel Tinayre

y está en mis planes  ver algunas de estas películas, probablemente las dos primeras.

Una vez terminado el libro, me pregunto a qué obedece su título, pues al inicio pensaba que era por los instintos de Jacques, esa pulsión asesina que controla a duras penas, pero en algunos momentos de la lectura me he preguntado si realmente no se refiere a lo que todos llevamos dentro y que puede hacer que cometamos los peores actos si nos sentimos presionados o en un determinado contexto, incluso si esta bestia humana no es la que mueve a las locomotoras en su carrera de estación en estación. No creo que sea algo importante pero sí que me ha tenido algún tiempo ocupada pensando en ello.

Libro que no llega a las 500 páginas y que a pesar de tener demasiados esperando y con fecha de lectura, he leído bastante rápido, la verdad es que me llamaba la situación de Séverine, saber hacia donde tiraba la historia y qué esperaba a los amantes.

Una vez terminado, recomiendo totalmente su lectura, a pesar de todas las novedades que se publican mes a mes, año tras año, de vez en cuando disfruto muchísimo con esta vuelta a los clásicos y más si llego a ellos a través de una lectura actual.
 
 
VALORACIÓN:













1 comentario:

  1. ¡Hoooola!

    Ummm pues de este autor sólo he leído un libro cuando estaba en el instituto, y tengo curiosidad por si ahora disfrutaría más con su pluma y con su desarrollo de personajes. Desde luego este título parece interesante, así que muchas gracias por compartirlo.

    ¡besos!

    ResponderEliminar