martes, 12 de mayo de 2020

Paul Auster - Tombuctú

TOMBUCTÚ - PAUL AUSTER

 

SINOPSIS

Míster Bones, el perro protagonista de esta sorprendente novela de Paul Auster, es el compañero y confidente de Willy G. Christmas, un poeta vagabundo de Brooklyn. Willy presiente que su muerte está cercana, y antes de partir a ese otro mundo al que él llama Tumbuctú, quiere encontrar un nuevo hogar para su fiel amigo. Así, como si de Don Quijote y Sancho Panza se tratara, emprenden un viaje a Baltimore en busca de la profesora de literatura de Willy, a quien éste planea confiar a Míster Bones. A través de la voz de Míster Bones, entramos en la mente de estos dos inolvidables personajes, un hombre y un perro en búsqueda del amor y la amistad.





Ya sabéis que llevo algunos días leyendo libros de Paul Auster. Este que nos ocupa no sabía si leerlo o no pues cuando los protagonistas son animales siempre me da la sensación que sufriré con lo que nos cuenta el autor, por maltratos o a saber. Al final me saqué los miedos de encima y lo empecé, ahora os puedo contar qué tal. 

Tombuctú no es una novela larga, algo más de 170 páginas. El narrador es Mr. Bones, un perro bastante diferente a los que estamos acostumbrados pues aunque no pueda hablar, sí que comprende a su amo y lo que le rodea, sus pensamientos son coherentes y obedecen a la lógica.
La novela se divide en dos partes, en la primera el perro nos cuenta su vida con su amo Willy, un poeta vagabundo con el que es feliz. Recorren las calles, van de un sitio a otro y su amo lo comparte todo con el perro, él es su único amigo y se comporta como lo haría con otra persona: le habla, le explica lo que sucede, lo que piensa, adonde van, por qué...
En la segunda parte, el perro va en solitario a la búsqueda de un nuevo amo. Ahí ve como son las cosas con otras personas, con los niños, los adolescentes, las familias y las comodidades que uno puede tener en función de la persona que te acoja. A pesar de todas las novedades, el perro recuerda a su primer amo y la libertad que con él disfrutaba.  

No he leído muchos libros del autor pero comparado con los otros, este es diferente. Original en cuanto al narrador se refiere, pero también emotivo y cargado de sentimientos, los pensamientos del perro, su visión de la sociedad y como a pesar del egoísmo y la maldad, él agradece cualquier muestra de cariño, mostrándose fiel a quién se lo dé. 

La novela no tiene diálogos, se basa en los monólogos interiores de los protagonistas y aunque pueda parecer algo pesado de leer, realmente no lo es. Recibimos de esta manera descripciones detalladas mezcladas con pensamientos, vivencias y sentimientos, del animal y de quienes le rodean. Una historia breve, pero intensa que nos habla del amor, la lealtad y la fidelidad, del perro sí, pero también del humano con el que está.

Una novela corta que me gustó mucho, el hecho de acompañar al perro en sus aventuras y pensamientos hizo que entendiera sus motivaciones y sus sentimientos, y reconozco el mérito del autor al lograr algo así.

Quizá no sea el mejor libro del autor pues sigo viendo reseñas muy favorables de otros que aún no he leído, pero desde luego me costará olvidar a este can, lo vivido con él y el final semiabierto del libro. Seguro que en un futuro no muy lejano algo más leeré del autor y podré comparar como cambia su estilo de uno a otro e incluso, la temática. 
Hasta ahora mi contacto con el autor fue en historias con una cierta intriga, misterio pero aquí ha cambiado totalmente de tercio y me ha gustado.

No puedo más que recomendar el libro, desde luego a mi me ha convencido y creo que puede gustar a cualquier lector, tanto para aquellos que aman a los animales como para los que no.

Si queréis leer alguna otra reseña de libros del autor, podéis entrar en Fantasmas o Un hombre en la oscuridad


VALORACIÓN:





14 comentarios:

  1. Hola! Me llamo la atención de que en este libro sea el perro el protagonista. Por lo general, el animal es quien acompaña al protagonista. Pero, en este caso, la situación parece ser al revés y eso esta buenísimo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, sabiendo que esto lo escribió Paul Auster, estoy seguro que me va a gustar, me gusta todo lo que escribe, personalmente es uno de mis autores preferidos, sin embargo no conocía este libro, gracias por traerlo y recordarme que tengo que leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola! no conozco al autor, pero si el prota es un perro me lo apunto, lo malo, me suelen dar una pena enorme, soy de las que en las pelis prefiere que se muera el prota antes que el perro jaja. La historia tiene muy buena pinta y aunque por el titulo y la portada no es un libro que me llamara mucho, creo que merece la pena. Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Holii Olgi!!
    Willy si que se preocupa por el bienestar de su perrico. Me dan una tristeza enorme esta historias... Yo no tengo perro ahora, pero cuando leo algo relacionado con los chuchetes, inevitablemente me acuerdo de mi perra Niebla. Era un Pastor Alemán y estaba conmigo desde que era un bebé... Ya está. Me has convencido. Me lo leo.
    ¡¡Bsssos!!

    ResponderEliminar
  5. Holaa
    A mi me pasa como a tí. Leer o ver películas donde los animales son protagonistas es saber que voy a llorar a mares. No sé qué conexión tengo ahí pero me afecta muchísimo. De no ser por tu reseña no le habría dado una oportunidad a este libro, pero por ese motivo. Gracias!
    Besotes

    ResponderEliminar

  6. Hola!
    Me parece una lectura diferente y ligera. Aunque ahora tengo un par de libros pendientes y no sé si me acabaría de gustar, pero me lo apunto porque por otro lado tengo ganas de leer algo distinto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me resulta muy interesante y novedoso que el narrador sea el perro, al mismo tiempo me da también una sensación de tristeza por el tema que trata...

    ResponderEliminar
  8. Hola Olga!!
    Yo igual que tú, no me atrevo a leer libros de animales porque me imagino que voy a sufrir también, que bueno que tú te atreviste, yo ya estaba sufriendo con tu reseña.
    Que bonito que Willy le consigió nuevos dueños, aunque si es cierto que los perros nunca olvidarán a sus anteriores amos, es por eso que algunos llevarán hasta la muerte el trauma de los maltratos si lo tuvieron.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa
    Lo primero es confesar que no me llama mucho Paul Auster como autor, no se porque pero me da que no su forma de escribir no es para mi.
    Pero leyendo esta reseña si que me has dado muchas ganas de leer este libro en concreto, y viendo las pocas páginas que tiene creo que no es mala idea darle una oportunidad
    UN Besazo

    ResponderEliminar
  10. Creo que desde las fábulas infantiles no he vuelto a leer ninguna historia que fuera narrada por animalillos. Creo que es posible que se escapara alguna lagrimilla pero se agradece que pensará en el perro con tiempo para que al final no vagara solo por las calles, bss!

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado la reseña, me parece original el hecho que esté narrado desde la visión del perro y las aventuras que comparte con su amo, no se porque al ir leyendo la reseña me entró un poco de nostalgia, quizás porque ambos van de un lado a otro y luego tengan que separarse.

    ResponderEliminar
  12. Pobrecito perro!! Espero que finalmente encontrarán un hogar para el!! Y quiero ver qué aventuras corren para encontrarlo! Así que me apunto Tombuctú de Paul Auster. No conocía este autor. Bsss

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    No conozco mucho de la obra del autor, y lo poco que conozco confieso que no es porque haya leído nada de el (si no me confundo, porque ya sabes, soy un desastre a la hora de recordar nombres de autores).
    La verdad es que me ha resultado un libro interesante. No sé. Ya de entrada la originalidad del planteamiento, es decir, que sea el perro el narrador, me ha gustado. Y aunque esté escrita por la mano de un humano, creo que, quizás me equivoque, podremos empatizar más con nuestros fieles compañeros de viaje.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Siempre que se ve animales como protagonistas se suele pensar que es para niños, curioso es que ellos además de mascotas son seres vivos que también necesitan amor. Paul Auster describe bien su búsqueda y a pesar de ser un perro, como las personas es protagonista de su vida y de todos aquellos con los que interactúa. Me ha gustado leerte

    ResponderEliminar